31. ago., 2014

La constancia es la clave